La amenaza invisible a la seguridad alimentaria

¿Debemos producir más alimento? Aunque se ha vuelto un fraseo común, la realidad es que es un argumento debatible. Modificando patrones nutricionales y reduciendo el desperdicio, la producción actual y los recursos empleados en ella deberían ser suficientes para alimentar a la población actual, y posiblemente a la futura. A lo largo del camino han existido salidas falsas para acabar con el #hambre: el fracaso de los #OGM, los –por muchos años- ocultos y dañinos efectos de los

Conflictos y desastres naturales = ¿hambre e inseguridad alimentaria?

La inseguridad alimentaria aguda afectó a más de 124 millones de personas durante 2017 (en 51 países), cifra superior a los 108 millones de personas afectadas en 2016 (en 48 países). Los dos principales catalizadores detrás de esta crisis: desastres climáticos y conflictos. Para 2017, en 23 países los desastres climáticos (principalmente, sequía) fueron el principal detonante de #InseguridadAlimentaria, seguidos de la existencia de conflictos armados, en 18 países, de acuerdo